1999.


[El fin de siglo, todo muy new age.]


Ya sé que la vida no tiene sentido, es algo que siempre supe y que nunca me pareció ni bueno ni malo: simplemente es. El tema es cuando el balance costo/beneficio te empieza a dar negativo. Vale la pena? Cómo es? Qué se puede hacer? Ese tipo de cosas están dando vueltas por mi cabeza en este momento, para qué negarlo. 
En el afán de encontrar respuestas, qué hacer, estaba hurgando en el ropero y encontré mi vestido de 5° año. No el de la fiesta, sino el de la entrega de diplomas. Digan lo que quieran, es hermoso y en un Tumblr que vende cosas de los '90 me ofrecieron U$S 120 por él. Lo pensé por un microsegundo, luego decidí que lo volveré a usar luego de perder unos 65 kilos aproximadamente. Eso, o el corchazo.
Que Dolce & Gabanna hizo algo así la temporada pasada, esto también suma.
Anyways, el dichoso vestido me trasladó a un momento similar de la vida. De mucha desesperación, de rabia y de ganas de romper todo. Nunca fui violenta, pero recuerdo que dos días antes de esa entrega de diplomas agarré un reloj y lo reventé contra la pared. La pared quedó peor que el reloj.
Diciembre de 1999, el mundo al borde del Y2K. Hoy en día Puerto Madryn es una de las ciudades más chatas del universo, ahora imagínenselo sin internet y con 30.000 habitantes menos. Una olla a presión. No llegaban discos, no llegaba ropa, todo el mundo sabía quién eras, lo que hacías, a quién te chapabas, a quién no. No habían estudios de danza clásica. No habían grupos de ensayo. Dos boliches, uno que habría en invierno y el otro en verano. Lindo lugar para estar deprimida.
Pero ayer, cuando me reencontré con ese vestido, pude ver la cuestión con otra perspectiva. Sí, fue uno de los momentos más complicados de mi vida, tiraba cosas contra la pared, mi casa era un infierno, me escapaba cada vez que podía. Sin embargo, no sé cómo hice para lograr ciertas cosas. Hace unas semanas vi un capítulo de House MD donde atienden a una fulana que era valedictorian, y me dije "qué honor debe ser". Hay que ser boluda, cuando vi el vestido me acordé de que a mí me tocó dar el discurso de despedida. Y que era 2da escolta. Ni me acordaba. Con los quilombos que había en mi casa y en mi cabeza, cómo lo logré es un misterio.
El Psicoanálisis sostiene que la creatividad es una forma de alejarse de la muerte, y se ve que en esa época mucho no me quería morir porque iba por mi lado. El último año del colegio es un mundo de clichés, desde el ebrio viaje de egresados hasta la llorosa despedida pasando por la fiesta con sus vestidos largos y peinados de vieja. Parece que al final mucho no me quería morir en esa época, porque luché y luché para que todo eso no me arrastre. El hit del momento en materia de fiestas de egresados era hacer la entrada del brazo del padre, al ritmo de "My heart will go on" de Celine Dion y luciendo un peinado estilo Marge Simpson. Ejercer la creatividad en ese momento, ser fiel a mis convicciones, implicó llevarle al dj una canción en ayúrveda (!) porque el tipo no tenía el último disco de Madonna, pedirle a mi profesora de danza que me acompañe en la entrada y escuchar a mis padres lloriqueando porque no los elegí a ellos. Pero qué liberador que fue.
Recién hoy puedo ver que en aquel momento luché, porque pensé que habría algo mejor en otro lado y yo simplemente me sentía mal por estar en el lugar equivocado. Sin perjuicio de que Buenos Aires es una de las ciudades más maravillosas, y no se parece en nada a Puerto Madryn, hoy por hoy me siento todavía más desesperanzada que entonces. Hago equilibrio permanentemente entre el consuelo de las cosas más nimias de la vida cotidiana y las crisis más existenciales. Las consideraciones más radicales. Hasta que de alguna manera se hace de día, y todo vuelve a empezar. De golpe me pregunto de qué sirvió resistir en ese momento, en otros posteriores, si 14 años después la desesperanza es la misma. Empeorada y aumentada por el recuerdo de todas las veces que dije "hasta acá llego". No quiero que pase una década, encontrar la libreta universitaria y decir "bueno, me quería morir, pero hice la carrera en 5 años".
Porque, por más lindo que sea tu vestido. Qué clase de vida es esa.




12 blah blah blahes:

  1. espero que todo pase pronto

    ReplyDelete
  2. Te leo, me siento reflejada por momentos, yo no puedo decir que te deseo que pase porque lo tuyo no es un estado. Sos demasiado lúcida, es así, y suena muy fuerte, y me voy a amparar en el anonimato, porque no quiero sonar soberbia, pero yo también a veces siento que soy demasiado lúcida y eso no hace más que provocarme dolores. La angustia ante el sinsentido de la vida, la finitud, la mediocridad de la que nunca nos levantamos. Esa sensación de vacío absoluto después de hacer algo que supuestamente disfrutás como comprarte algo que te gusta, o pasar unas vacaciones, o leer un libro. Yo leo bastante, y en los libros de Sábato encontré algunas respuestas, él fue un existencialista pesimista toda su vida, aunque algunos dicen que antes de morir estuvo más esperanzado. Para mí solo nos lo quizo hacer creer. Porque las personas pesimistas (vos dirás deprimidas, por sos psicóloga) no son malas en lo absoluto, solo que corrieron el velo, vieron un poco más allá, conocieron de qué se trata toda la farsa de vivir. Ponele que estoy loca, pero estoy cada vez más convencida de esto. Cariños...

    ReplyDelete
  3. Qué decirte que no te haya dicho ya?
    Solo puede decir algo que ya dije muchas veces, pero que creo siempre surte el mismo efecto: te quiero muchísimo.

    ReplyDelete
  4. Honestamente, me movilizaste con este post.
    Quisiera escribirte algo más que "espero que esto pase pronto" o algo por el estilo, pero me parecen comentarios bastante mediocres para semejante post.Pero tampoco quería dejar de comentar.

    Solo espero que, como en aquel 1999, encuentres en este momento aquel deseo que te ayudaba a salir adelante.

    besos!

    ReplyDelete


  5. Creo que hay momentos de nuestra vida que la pasamos feo, terrible y sentis la necesidad de correr para cualquier lado, con tal de escapar de los conflictos. Ahora mismo estoy en algo asi. Me siento reflejada con lo que escribiste. yo en 1999 tenia 9 años, y no entendia nada de la vida, pero si me pasa ponerme a pensar en cuando me egrese y ahora, cosas que antes me resultaban tragicas, tristisimas, y que ahora las tomo de otra manera.
    Algunos dicen, que quizas me volvi mala, o prejuiciosa, pero en alguna parte creo que uno "crece" y los problemas los toma de otra manera no?

    Me agrada que escribas al respecto, y solo me queda decirte que en cierta parte te entiendo, pero creo que tmb hay algunos momentos malos asi como los hay buenos. o muy buenos.

    ReplyDelete
  6. Me re identifico porque yo también soy de un pueblo de mierda, muy cuadrado, en este momento salir con una vincha de flores por la calle es como salir con una bandera que diga "soy homosexual, pegame". Si, a ese punto es cuadrada la costa atlántica. Pero cuando vengan todas las porteñas con la vincha se la van a poner todas! jaja y tmb termine la secundaria con muchos kilombos, mi vieja hasta el dia de hoy me reprocha que entré con el profesor de historia que era un punky re copado y no con ellos, que estaban en pleno divorcio y se portaban como dos nenes jajaj
    Lo bueno de pasar los momentos feos, y de conocer gente horrible y lugares horribles, es cuando llegas a ciertos momentos lindos, con gente linda y lugares lindos, son mucho más fáciles de reconocer y apreciar.

    ReplyDelete
  7. No te voy a decir que me siento reflejada,porque no es así, cada uno lo toma de distintas formas, yo soy bastante de tomarme las cosas bien, hasta las trágicas ,por que como decís,son cosas de la vida ,aveces estoy perturbada y no se lo deseo a nadie porque ese desgaste psicológico (si es que se puede llamar así) es peor que el desgaste físico ,pero uno siempre lleva a lo otro, sin embargo siempre pongo buena cara(pongamos lo de esta forma).Por lo contrario mi novio se puede decir que tiene un pensamiento mas como el tuyo,aveces me dice que es mejor ignorar o ser ignorante de que saber de que se trata todo esto, porque lo persigue una tortura infinita entonces quiere escapar de la realidad sumergiéndose en "estupefacientes" pero cuando eso acaba y tiene que volver, se da cuenta que no es real y que no es la manera, pero no consigue encontrarse y no le gusta el psicoanálisis porque lo torturaron desde muy pequeño con eso y ahora le tiene rechazo, yo sin embargo (al igual que el,también)escapo viendo películas y series y poder formar parte de algo del cual nunca voy a participar y olvidar por momentos toda esos pensamiento, igual soy una persona con calma y se que la tristeza es un estado de animo así como la felicidad, entonces siempre va a pasar,porque cuando este mal, se que en algún momento voy a volver a estar feliz y siempre voy a esperar por ese momento.Saludos (se que no te van a ayudar estas palabras, pero siempre podes buscar un momento de felicidad)

    ReplyDelete
  8. Believe it or not, George isn't home. Please leave a message, after the beep... Believe it or not, I'm not home! ---> amé esto, obviamente.
    Me gustó mucho este post, principalmente porque es totalmente honesto. Tu blog se destaca por eso, además de todas las cositas materiales preciosas, bariadas e inalcanzables a veces.
    Decirnos "hasta acá llego" a veces es lo que necesitamos para despertarnos.
    Últimamente lo de "estar en el lugar equivocado" resuena mucho en mi y me voy a quedar con "la creatividad es una forma de alejarse de la muerte", un ratito.
    Este blog es lectura obligada. He dicho.

    ReplyDelete
  9. muy bueno todo, yo quiero conocer una chica que use todos esos accesorios

    ReplyDelete
  10. Te diria muchas cosas.. que me siento reflejada en parte, que estoy terminando la carrera siguiendo tus pasos y al leer sobre trastornos narcisistas y déficits con su fondo depresivo y simbiosis objetal me siento totalmente identificada y me asusta en cierta forma finjo sorpresa y me enojo un poco con mi psicóloga que ante mi pedido de respuesta se fue de vacaciones... un poco de todo el finalizar algo, el no saber que hacer con eso y el paisaje de cementerio de fondo.
    En fin, me fui por las ramas.. la vida apesta en serio! Ah! Y agradezco que haya un blog como el tuyo ya tanto vaso de starbucks y vida de neoyorquina cansa.. Un fuerte abrazo! Carla

    ReplyDelete
  11. Gracias a todos. Anónimo 1: gracias. Anónimo 2: muy lacaniana tu respuesta. Leí a Sábato en el colegio, no me movió mucho, quizás no lo entendí. Otro que va por ese lado es Herman Hesse.

    ReplyDelete
  12. Carla: vos tenés una ventaja, te comprometés con tu terapia. Yo el día antes de ir a la psicóloga me siento como quien tiene al otro día dos horas seguidas de matemática, y cuando me cancela siento un alivio tremendo. Cobardía, que le dicen. Espero que vos también encuentres tus respuestas. Besos

    ReplyDelete

Believe it or not, George isn't home. Please leave a message, after the beep... Believe it or not, I'm not home!

 

Blogroll